Hay preguntas sin respuesta, y hay también preguntas en las cuales es mejor no saber la respuesta. E inevitablemente ante tales respuestas, es mejor haberse callado o hacerse el sordo. O simplemente mejor no preguntar…

¿Donde y con quien estuviste esa noche?, ¿Me extrañaste? ó ¿Me amas? son algunas de las preguntas que no deberían hacerse nunca. Bueno, si se podrian hacer siempre y cuando estuvieramos seguros de la respuesta.¿Pero quien nos garantiza que es así? Nunca habrá la seguridad de que son así las cosas. No se ha hecho ningún contrato que diga eso y mucho menos que sea para siempre.

Pero entonces viene la otra parte de la moneda y es que si no estamos seguros y mejor nos callamos las preguntas para seguir viviendo con la ilusión y no salir lastimados, entonces: ¿Que chingados estamos haciendo aquí?.

No hay mejor engaño que el que quiere ser engañado. Las personas que se estan conociendo, en vez de preguntar cosas como: ¿Me serías fiel?, ¿Cuantas parejas haz tenido? ¿Eres detallista, inteligente, maduro,cariñoso, etc? deberían responder:

¿Te gusta ser engañada para ocultar las tristezas, las dudas, los malos ratos y las decepciones con el fin de vivir felices, en engaño pero felices? Y si es afirmativa la respuesta, seguramente se consolidará una nueva pareja llena de felicidad y armonia. Pero no por mucho tiempo… 

Porque a nadie le gusta parecer vulnerable y decir: Si, no importa lo que me hagas o me digas, si me eres infiel o me mientes, yo se perdonar y a ti te perdonaría una y mil veces aunque diga lo contrario.Te amo bebé. ¿Patetico total o baja autoestima?.

Aunque he conocido algunas parejas que se “conocen” demasiado bien, se engañan mutuamente y aunque no se lo digan ya viene implicito para los 2 y es un estilo de vida satisfactorio. ¡Esa honestidad si me gusta! 

Bueno no, debe ser muy triste…

Anuncios