Lo peor de U2 es nada más y nada menos que la maldita espera por ver el concierto.

Ultimamente mi emoción por ver a U2 había decaido mucho, con decir, que ya hasta ni quería ir: Que flojera esperar horas para que empiece el concierto, con toda esa gente, el calor y la sed…

Ayer todavía estaba pensando en vender boletos para la ultima fecha. Y hoy, en menos de lo que canta un gallo, ¡desperté con la emoción de ver a mi banda favorita después de 5 largos años!

Que rapido pasa el tiempo, hace 5 años estaba empezando mi servicio social y rompiendo garrafones de agua. Hoy, trabajo en una super empresa Internacional y espero salir lo más pronto posible para llegar al Estadio Azteca. ¡Tengo unos nervios como pocas veces en mi vida!

Por eso escribo, para calmar mi ansiedad y mi locura por estar ahí. No importa si no estoy en los primero lugares, importa que este evento será recordado como uno de los mejores de mi vida por lo que ha representado U2 en mi vida. La reseña proximamente…

Por lo pronto… I was born to be with U2! Magnificent!

Anuncios