Archive for diciembre, 2011


A New Year to Live

Antes de cerrar el año, tenía que escribir este post. Este fue un año no difícil, sino de los más pesados para mí. Aún así se paso rapidísimo. Pareciera como si hubiese sido ayer el día en que volaba en la oscuridad cometiendo estupideces. Pero como nadie es perfecto, muy seguramente las seguiré haciendo, aunque la diferencia será que ahora las voy a disfrutar. Pero en este 2011, estoy muy satisfecho de las cosas que hice, entre ellas: conocer  a los  mejores amigos hasta ahora, tener  una novia literalmente perfecta, hacerme mucho más popular en mi trabajo y en el 2012 y para resumir, espero hacerme famoso justo antes de que terminé la vida en la Tierra. Ok no… lo de decir tontería y media no se me ha quitado todavía, y ¡espero que nunca se me quite!

Al menos tengo algo que decir. Sé que las cosas se pondrán más difíciles pero estoy seguro que con muchas más satisfacciones que en los últimos 2 años. Como siempre, la rutina no esta en mis planes y espero que la depresión tampoco.

Entre mis objetivos principales para el 2012, tengo planeado cerrar este espacio ahora si definitivamente, después de 8 años creo que ya es hora de hacerlo, ¡para comenzar otro!

Una web hecha desde cero, totalmente nueva, que me identifique a mi y a muchísimos más. Ya la tengo planeada en un 90%, solo faltan algunas semanas de trabajo y listo. Esa será la pauta principal para lo que sigue. ¡Será alucinante!

Y como adelanto para lo que habrá:

Style

Miscellaneous

Attitude

Rational

Timeless

Bueno, como siempre decimos lo mismo en estas fechas navideñas, lo unico que me  queda decirles es:

Be Unique… be Smart!

Anuncios

El Mustang Rojo

Mustang GT: Perfección

Hoy soñe que iba a la agencia automotriz a comprar un Mustang GT, solo estaba en color rojo y aunque ese era mi favorito yo aún quería ver otros colores. Son de esos sueños que duran escasos 2 o 3 minutos y desaparecen de repente (o por culpa del despertador). Un día antes vi un Mustang del mismo color por las calles, lo miré y pensé: Yo sería el hombre más felíz de tenerlo y verlo en mi casa todos los días sabiendo que es mio…

En mi sueño solo estaba ese Mustang Rojo, el diseño al que yo llamo la absoluta perfección en un auto y ese día  tenía la firme decisión de comprarlo costara lo que costara.

-¿Cuanto cuesta si lo pago de contado y en efectivo? -Le preguntaba al vendedor con indiferencia.

Lo que más recuerdo de todo mi sueño es la enorme sonrisa del vendedor al responderme. Yo no estaba tan felíz como él. A decir verdad, no estaba nada feliz de estar a punto de comprar el auto de mis sueños. El motivo no tenía nada que ver con el precio.  Seguí mirando mi Mustang GT del año y se desvaneció mi sueño.

Y tal vez este muy cerca de eso o muy lejos como predije para el 2015, no lo sé realmente, pero en solo 3 minutos (y un par de horas para digerirlo) me di cuenta de que el dinero no me haría tan feliz como yo pensaba… Siempre voy a buscar algo mejor y lo peor es que no solo en las cosas materiales. Me declaro comprador compulsivo desde hace un mes y no es nada fácil tener la sensación de querer siempre comprar algo más. Comienzo a llenar mi closet de zapatos, lociones o ropa con etiqueta aún y aunque ya he escuchado esos casos, no quiero que siga pasando. Por cierto, gracias “Buen Fin” por alimentar mi problema.

Muchos dirán: Mejor regalame ese dinero a mí y blablabla pero he de confersarles que eso no me haría nada feliz. Hasta ahora…

Ciertamente me encantaría compartirlo (mas no regalarlo) con las personas correctas y creo que eso es lo que más importa en la vida: compartir, compartir y finalmente compartir. Compartir desde cosas tan nimias como tu dinero y tus cosas materiales, hasta tu tiempo, tu espacio, tus pensamientos, tu intimidad, tu propia vida y todo lo que se te pueda ocurrir mientras estes vivo.  Porque compartir tu herencia cuando mueras, ya no da ningun placer…